SEGUNDA EDICION (Agotado)

miércoles, 28 de marzo de 2018

EL CUENTO DE LA GRAN FIESTA (Cosas que pasaron)

Ocurrido en el corazón del Parque de los Alcornocales donde tuvo lugar aquella fiesta, multitudinaria y sencilla a la vez. Por suerte, se dieron las dos condiciones, en la dualidad que se presenta o se puede presentar en el cometido, en la idea y la puesta en marcha, en la organización que tuvo lugar con anterioridad a casi dos meses al día señalado. Previa preparación de la publicidad estática, interactiva y por medios del Diario de Cádiz.
Así alcanzó la suficiente audiencia, culpa del éxito de aquella fiesta donde los Solteros y Solteras de la provincia fueron los protagonistas de un día sin igual, en un incomparable enmarco de la Janda.
Lejos de magnificar o caer en la ambigüedad de generalizar, cuando no se habla de lo concreto, en recurso polivalente que a veces restan el valor de las pequeñas cosas donde confluyen en suma de las actitudes.
Mas, siendo su compañero el verdadero problema de D. Quijote, lo fue Sancho Panza, según vino diciendo un Sr. soltero de camino en la Janda, por esa carretera del castaño.
Llegaron al lugar fumadores empedernidos junto al sibarita y catador de aire, y en aquel lugar se curaron los pulmones con solo una bocanada de puro aire fresco, según se dijo con respecto al que respiraba a diario en su lugar de origen, aparte de una fortuna gastada en tabaco.
Otros jugaron con una vaquilla suelta en el lugar durante toda la tarde el evento. Y se miraron, luego se sentaron en las mesas, almorzaron.
El recibimiento en la llegada acondicionado por tres autobuses desde los distintos puntos de la provincia, causó la sensación a la organización, a la vez, que iban llegando y bajando por la escalerilla del Tour programado. Los vehículos sueltos, iban aparcando.
La empresa tiró la casa por la ventana, y aquel espectáculo se iba conformando en la dehesa en pleno prado verde.
La empresa se volcaba con unas  cervezas, chacinas de pata negra y ensaladillas, buen vino, cervezas y aperitivo antes del almuerzo.
La música no paró en toda la tarde y contagió aquel baile en toda la sierra, hasta los corzos bailaban por aquellas latitudes. Los pollos se encelaron en el gallinero al ver tanta libertad espontánea.
En la estadística veraz de un 70 % de separaciones de la localidad, fueron  pocos los que acudieron paradógicamente, ante aquella gran acogida que tuvo lugar desde los pueblos lejanos.
El Colorado partió la pana, el Puerto los paños, el tercer autobús partió desde Cádiz en las mismas Puertas de Tierra. Conil, Vejer, Chiclana. Barbate. En otra ruta S.José del valle, Jerez, Medina y Paterna. La otra, pintaba desde La Línea, Gibraltar, Algeciras, S Roque, Los Barrios desde donde llegaron a llenar aquellos salones en todo el evento de fiesta, ocio y buen rollo.
Una vez puesto en marcha, aquella idea que surgió en un día de los enamorados. Porqué no hacemos lo mismo para los separados? Y así fue como tuvieron lo que se merecen.
Lejos de ambiguedades globales, de las que restan.
Tuvieron las buenas sensaciones que se merecieron aquel día que comenzó con los
               'Buenos Dias'. 

Esperando las excelencias y la aceptación de este año. En la labor, mucha gente sola tuvieron ocasión de conocerse.
Bienvenidos a la fiesta Solteros y Solteras de la provincia de Cádiz.

lunes, 12 de marzo de 2018

Perfiles asesinos

El perfil asesino que yo conocí era diferente. De físico y modo operandum parecido, por lo general, tanto solvente.
El asesinato no puede ser más cruento, cuando te tocan carne de tu carne, física o psíquica en la acción, pensamiento, o por omisón en el caso del que mata en el sistema del culpable.
Victima inocente de perfil, silenciosa de frente, tímida aparente, oculto caso a la luz que sale sólo de puntillas, mientras hospedada en el sistema complaciente y aproveche por el monstruo; el sacapartidos, sacacorcho de buen provecho de una parte de una sociedad conveniente.
El daño colateral acecha en cantidad y en la personalidad, cruda real e inerte en los matones de diccionario, el caldo de cultivo en el asesinato, cuyo parecido fue bién dibujado por aquel premio nobel. Saramago.
Tiene que haber una muerte física para la consternación social, Bretón y Bretonas que dejan la constancia de la existencia del mal físico y cruento en la existencia de la maldad sin muertes. Está y ronda despierta, sólo cuando cumple su función de ser. Para eso es, para eso está, llegado a la conclusión en dejar la constancia del bien. Del que se valora, del que no se ignora, del que coexiste en la prioridad.
Negro sobre blanco, el negro, bien negro en su blanca función y paradoja. Te enteras cuando te toca. Si no pasó por tu lado, opinaste pero enteramenre no te enteraste. No sabes que es la muerte en vida, en solo una de sus modalidades.
No pasó, o la tuviste consigo al matar la oportunidad, matar la tendencia natural, abortar, subir el nivel, matar y matar sólo por matar.
Pasar por el terror de puntillas, por inmersión, impasibilidad, por  conveniencia y conocer el monstruo pongámos la monstrua, por igualdad en un género académico inexistente,  relativo a la personalidad.
En su función te mata o te hace fuerte, muy fuerte, cuando ya habíamos muerto. Elegimos lo segundo, para qué inerte, si ya está el ganso en el criadero del matón delincuente.
Bien definido por Calatayud, el Juez con conocimiento de causa que navega entre hijos de asesinos,  del trabajo de lo sentencial.
Entre bienes y concurrantes de enchufados, gordos de avaricia, delgados de mente, asesinatos de ideas, de los derechos, de las oportunidades, de sociedades, de hijos y raza de delincuentes que penalizan por penalizar.
Cuando me mataste; el tiempo, la oportunidad, el derecho de lo natural, la vida. También me liberaste de las obligaciones propias en derecho. Me exculpaste de mi propia culpa que también te la apropiaste.
Dedicado a lo visto y oído, desde cuando los padres en su función de / una madre llevó ante los jueces con abogada desalmada, entre abogados acostumbrados y partes de colaboradores inmerso en el caso del hijo de puta de los partes creadores de guerras logística, retaguardia colaborador del médico del ibuprofeno, guerras por inanición,  por llevar al juzgado de lo penal a niña y niño mirando solo por sus intereses, solo se miraron ellos.

viernes, 9 de marzo de 2018

El cuento de Cantalapiedra (Cosas que pasan)

Introdución.- Aquel día en aquel momento con parte de personajes  ficticios proporcional a dibujo en la situación real y situaciones que derivan en un mar de realidad en las actualidades. Con repeticiones y frecuencia, tanto o más, cuando menos en el haber de la postura, conducta y razonamiento.
Ocurrió en plena calle a plena luz del día. El Tuercas perdió las llaves del coche, y la codificada se deslizó por un agujero en base de bolsillo descosido, ya suelta, calló en el asfalto de un viernes por la tarde.
Así comenzó todo y el argumento de este cuento, cuyo final terminó en un encuentro vecinal de dimensiónes considerables. La reunión no ordinaria, sino más bien puntual, bien despachada y agravada en los hechos de aquel día con resultado: de una vuelta a paso de rosca más, métrica decimal, después del haber en un largo y complaciente fin de semana.
El tuercas apareció un lunes, calle arriba, peinado pero le estaban esperando para darle la despeinada. La bienvenida precisa y no para darle la llave perdida.
Una pareja de municipales, el matrimonio Matapalabras,  la calle al completo asomando por puertas y ventanas, la mujer del balcón electrificado, había otros con gentío de calma.
Como así también, le esperaba el mismo coche del Tuercas que no viajó casualmente aquel viernes de fin de semana, y en la ausencia  robaron el coche con la llave extraviada y lo desaparcaron, apareciendo un lunes aparcado en la salida de un garaje. En la puerta del garage de Matapalabra. 
El cuento  increíble para razonablemente creyente, a no ser otra la causa que fue, bien distinta.
Tenía que ser de aquella forma y manera, no podía ser otra la situación: la jugada a tres o cuatro bandas, al menos, el paso del Tuercas y una vez en el juzgado de lo oído en la puerta del garaje de Matapalabra, donde la sentencia se alzaba con voz tremenda y acusaban al Tuercas de haber dejado allí el coche, borracho y taponando su puerta.
Inventándose hasta el motivo, díjole %por mo de una viva borrachera%.
No importaba, nada, el capó estaba rallado y triturado, los surcos que cruzaban la chapa y pintura de arriba abajo, de lado a lado, solo le faltaba sangrar los líquidos pero no eran rojos tal como presentaba el   capó y las puertas.
Atrás quedó el auto con su atractivo chasis, un viernes debidamente aparcado en perfecto estado, distinto a aquel día encontrado.
Made in retrato, tiempo tuvieron, todo el fin de semana para rayarlo.
El tuercas a la escena, se fue un viernes, asomaba un lunes, nada más entrar por la calle cuesta larga, donde se divisaba su coche completamenre abollado.
Cerca de horno, al calor del bollo del antepasado panadero, justo al lado.
Aquella criatura no paraba sin cesar abroncando al Tuercas, y la escena la contemplaba la autoridad con la templanza de aquel municipal jefe de la pareja de guardias.
Si señor, lo que pasó fue que un tío, o varios, cogió la llave del suelo, se llevó el coche para ir a comprar a Alcalá, mientras el propietario, según Matapalabras, por ahí de borrachera, bocinaba serio como un serial, todo bien puesto, en su papel de pretérito perfecto. 
Trajeron el vehículo de 'Alcalá  meco'  y sin ningún horario, a saber, dejándolo en aquella puerta fatídica, desaparcado y con el chásis bien arrollado . (A saber de los mecos, si fue después del aterrizaje defenesteado )
Mientras, en la absurdopirómana situación, iba tomando límite el hartazgo del Tuercas, ante la bronca, más la borrachera que le endiñaba en expreso y vivo vocabulario  Marquesino Figuras Matapalabras.
Reaccionando y respingando, contó la versión: antes Charlotte, los municipales y los presentes.
  Miren ustedes, perdí  la llave el viernes por la tarde, hasta hoy lunes no supe nada de nada, de quién cómo y quienes pudo haber puesto el coche ahí en su misma puerta mal aparcado. Estuve fuera de la población, de nada debía de enterarme.
El casado de Matapalabra no se lo creyó, no se creía nada, lo que el tuercas contaba. Aunque la situación se daba a vueltas de tuerca, en un zig zag y golpe de mente el Tuercas, hasta la corcha, le endiñó cruento vocabulario a Matapalabras.
((Borracho tu Carapapa. !Carapapo!. Tú si que estarías borracho)).
Aquel humano con testigos arropado, se le cambió el color de  cara, de la orbita ocular y la duraparé en el rostro blanquecináceo, a cal a canto pues nunca jamás, nadie le habían dicho aquello que le sonaba a cruento palabro en aquel pasaje bárbaro.
  Y colorín colorado, intervinieron que en la gloria esté, aquel municipal con autoridad y templanza en el conflicto de Matapalabras y el Tuercas. Unas llaves extraviadas, unos chorizos que robaron y no estaban, el asunto en manos y boca de vecinos investigando, la resiliencia, un móvil en modo avión, un humano cabreado, la razón sin serla, los que creyeron al Tuercas, los que no creyeron, los que siguen la creencia al por mejor para ellos,
un coche comprado con sudor y malparado por malicioso humano, el borrico patoso dispuesto hacer partes falsos en el buscador de la dama cuántica. La repetición de los espejos siniestrados de Porfidio, aquel día y los otros varios, con cara de no romper plato de fígaro respetado en aquel cuento, cruento y equivocado, que llegó hasta el seguimiento consentido pero conveniente, por supuesto, de Caramazo el de Cantalapiedra, mientras, en Cantarranas pululaba el ciudadano parteado, el de los partes a la dama cuántica .
Conclusión, hasta la corcha, de lo que dijeron, de lo que se dijo, del paso de Tuercas con el coche que se lo pusieron medio siniestro. ! Y No iba borracho!.

viernes, 23 de febrero de 2018

El taller de las palabras

Se fue un grande entre el humor del cachondeo nacional, suena que pasará a estudio ese lenguaje providencial que utilizaba, equidistante de la frase cuya fábrica, esto es, sacado de la manga /
Desde el taller de las palabras  dedicada esta entrega al pasado carnaval en crónica de principios/ fiesta de pito/ con resultado una vez llevado a psicoanalizar el evento en su contexto.
Siendo apto o no apto para extraponentes del mismo de la fiesta, grandiosa según calificación de los términos y las crónicas envolventes.

De una parte \el humor propio/ por lo fino no exento de algún fallo en desafino/ en el  encanto y decanto pero con la definición de Alberti/los poetas en la calle/ por supuesto.
En calidad de espectador me limito,
de otra parte se remito, libre de presupuesto por contra,  a forrados de impuestos y circundantes  por completo en calzada de autopistas de partes en el sentido hacia tajo figurado bajo peña carretera del castaño.
Españoles acogedores, improvisados, provistos y desprovistos/ y visto lo pasado en las veces de atino y otras menos atinados, se rezuma y rezumo según el prospecto:
Carnaval es. sembrado a completo, en calidad y cantidad, ni sobró ni faltó. Por vez primera, desde una agrupación se alzó alto en ese telón del Falla, "made in situ" desde la  marca todavía no desapropiada hasta la humilde copla que llegó por otra parte. Dicen que la inventaron para ridiculizar a algún énte público o entidad con carné de identificación configurada.
Concluyó el evento con exaltación y con ganas de más, de más y más. Allí estará donde al encanto le llegue el inmenso colorido del cante, poesía y música, abogamos por la chispa y la impronta, esa gracia genuina y como no, la suelta de tanta verdad en la copla, que rebosa y asusta a su entidad en el seno de sus entidades.
A la injusta y a la justa, a improviso y previso, previo gusto y a susto que ridiculiza al perro en el ladrillo de la señal del Quijote a tanta veracidad  por la escucha sin escuchar, por facer una pregoná de la orden del morden con la boca cerrá/
Desde el taller de las palabras, folio a folio, lienzo, página a páginas  palabras que se encontraron en grandes ((ponencias)) *con conocimiento de causa*otras con carácteres indelebles, #sin contrastar, ápices de obseso #  de ((poniente))servilismo.
Mañana hablaremos del flamenco
 
Para el taller de las palabras
@ Atte. Crónica del Carnaval
virtual@

Patrocinado Rotulo y Rótulos  Flamenco S.A.
Andalucía.
España.

domingo, 11 de febrero de 2018

Carnaval Digital

EL CARNAVAL DIGITAL

Demasiado aguanta dos
LOS JARTOS DEL  ENTREMANEJOS .
Letra J.G.Benítez©
Música. Y nos dieron las diez  J. Sabinas

Una barra de bar, aquel dia, en la alameda.
Desinteresada y veraz, y sin mas cuentas que colaborar en modo de veras.
Nos ofrecimos sin par, un equipo y el trio del pueblo.
Y un muchacho formal, nos negaba montar en todo el evento.
Era todo negar al llegar  con toda clase de pegas y mas pegas,
con encargo oficial a todos ofrecimiento en celosa faena

Una vez que monté, pedí electricidad y un enchufe maestro,
otra vez me negó, a pesar que tenía enchufado todos sus instrumentos.
Llamó al profesional obligado por la coyuntura,
y  vino la electricidad cabreado por tener que enchufar en aquella ranura,
no sin antes pronunciar algún modo de improperio
como año anterior, calentando por el muchacho a todo el ministerio.

Y nos dieron a los tres, las diez las doce, la una, a los dos y a las tres,   Y a la una fue cuando se marchó con taco cara dura.

La noche fue especial con el bar enfrente el concierto.
En la plaza a colmar para todo un acto importante a modo benéfico. 
El muchacho otra vez emprendió y pasó a lo siguiente,
diciendo a todo que no, en las listas no aparecia  Alandalus en todo el continente
Ante la negación del ávaro de forma aleatoria.
Tuvimos que a avisar a todo el presidente de la convocatoria.

Otro año paso idem de idem en la gran caseta,
quebrando la ilusión y quemando devoción con sus sucias tretas.
Y a todo concejal llamaba con mal criterio,
individuo feudal,  capataz de tanto ministerio.
En mi declaración alegue que llevaba tres copas.
Y en aquella función, nadie se enteró de na porque terminamos como reyes de copa.
Nos vamos a You tube de carnaval

       

        https://youtu.be/-AIjqwOzRKs

sábado, 10 de febrero de 2018

Final. Carnaval Digital


Y en el carnaval de la calle: gran nivel«»👍 👆y en la ciudad de Cádiz este año👍 »'sí' ✌ha tenido premio merecido en gran teatro Falla.👲👸 Y en cuanto al carnaval virtual, a decir verdad@👏 la puntualización pasó por pasodoble que comenzó en presencia de una joven en carnaval,@más no era la de puntacana👙, sino del auténtico y profundo de los comienzos. 👑Una joven amiga desde niños, se habia hecho la novia de pokemón😟nada menos. Y después en largo y tiempo de ausencias, 🤔se avalanzó al joven en abrazo puro amigo 🍻. Aquello no fue ni del agrado, ni contemplado por pokemón, ni interés que tuvo en hacerlo. 😤En el encendido de los plomillos, el aparato, encontrándose en la escena,🗣 siendo que saliendo del servicio fuertemente refunfuñando.💨 Salió a tomar viento.👈
El escenario fue perfecto para cabezón celoso de infundado fragmento.
Hubo otras convergencias del tiempo pero no como se cita en el libro de la selva,🙊 porque cambiaron lo comercial por el origen de la ciencia natural del arbolario.
Son muchas las que venían haciendo,
el 🔊depredador ya bastante depredado,🔇 entre comparecidos el sub rogado Alcayata🕴 entre la cuantía de cuantioso caso del Ávaro,🔇 silencioso de abuso apellidado.
El fallo se fallaba en la oficina de bufón👥 y  de otros guisos con lápiz papel💅 mojado propia  tinta de calamar, en salsa y élite a tomar por cazo.🍵  A modo cucharón, paso atrás y sorbo con cara búcaro 👽.
Ante el extenso curriculum de tanto palmo, se hizo la atención, por fin, el saco sacó color ante tanto rostro pálido,👺 cables pelao,🏹 toro sentao, hasta las narices de tanto blanco y negro en la historia de humo en el agua,👃 jefe indio, también y el capitán yuxtapuesto en el versículo de la presunción de invencibles 👀'Los ave de paso'. Cercano al periodo de caducidad, en aproximación del exterminio de la avefría del favoritismo del abejarruco capítulo cuarto. 🖖
No vino dando, sino quitando. Ursupando el puesto, como peseta de caseta en pleno veinte duros, 👐👐, sus raices llegaron a las cepas de tanto vino, se alargaron a las viña en barril de ybuprofeno😹 debaratando contratos⚡ que estaban hecho, 🌾sin el mínimo respeto.  El buen mozo lucia a modo grosso un smárfhon marca tio mateo.😂

Veredicto
La comparsa ganadora de la Final del Carnaval Virtual🌐 por contenido y frase original, pronunciada en la calle y de paisano, como dijo una vez y para siempre, dicho entonces y para estos tiempos: suspendidos entre tal cortinaje en el gran fallo 🌽y visto a modo cuántico teatro. 🤔'Donde está el amor propio'🤔

🙆Segundo premio para la que se citó en amigo de raices profundas y de altura en clase una vez que.... perdío en el carnaval extraordinario, 😎entre los disfraces de ocaso, entre colocones, caducos, colocaos y colocaores, doctores y aventajaos; entre sujetos que tildan los cercaos, 😹entre basuras, hurgadores de calles y estercoleros, nombran a perruzos y a otros improperios 🐩disfrazados de imperio en base a pirámide colosal de suspenso, tal cual en agrupación 'el comercio médico',🐍 con caracterización y ponedores de disfraz cuan cuernos de plástico.🐂
Proclamado segundo premio en la agrupación 🌌'La carrera currandera de la ciencia'  🌌allí fue donde el paisano y pregonero y nativo, filósofo para los amigos🌎 pronunció en vestigio de la clase que se nace y no se hace: 🕌no le llames al carbón de verdad por su nombre, porque entonces sales tiznao.🕌

martes, 6 de febrero de 2018

El Carnaval Digital — Los Nuevos Eruditos

  Paso doble

La política como entidad se debe de acometer por arte y por vocación,
tal como debe ser en las funciones de hechos.
Tener los pares de sostener, las críticas y observación por ser personajes públicos, el arte de aceptar de lo bien y de lo mal hecho.
Pero estamos viendo pasar, al abordaje llegar, por otros motivos y razón en repesca lo conveniente perverso.
Es una equivocación para quien por vocación tuvo que rodearse para bien y para mal de tanto cabezón en lo personal de careto celoso.

En calle principal se acogen al carnaval, al mundo digital con tal de funcionar con lo que sea en portal del erudito.
Como gente de gracia ancha, gente de ancha panza, carrera en coraza, gente que aparecen como benditos.
Con cara meridiana, sin garrafón al por mayor, los compadres poquitos.
Son los modernos Goliath, poderosos de instalación. Vergüenza les tenía que dar, quitarle al pobre un jornal, una vez que ya estaba concertado y apalabrado en más de una ocasión, hasta llegaron a anular con tal de joder hasta el puro flamenco.

Misteriosa sensibilidad, ladrar hartos de pan, levantando cortina de humo, ni siquiera saber cómo ladrar. Si fuera al revés, me consta, capaces de quitarle al gato el pan, sin humanidad y todo el hacer en el más puro silencio .
Ete ahí el joder,  joder la cartera sin saber antender con tanta civilización en comportamientos de energúmeno.
Sin falla, sin fallos, acogidos al poder para disponer, atacan para defender sus mismos propios daños.
Cuanto se hecha de menos gentes que de verdad dieron la cara, gentes de bien, sin  de 'tanta sensibilidad' lucharon en la verdad por lo que llamaron "el amor propio".
No faltara más, no eran gatos ni ratones gamberros, no se enteran como buenos roedores, ni quieren enterar al parecer que nos dejaron con el agua al cogote, mientras parecen distraidos se ceban como los buenos delcerro.